I.L.S.
U.S.L.A.
C.S.L.S.A
Productos Marine Rescue
Aletas Viper
Conviertete en patrocinador y salva vidas!
   
 
 

Un Equipo de la USLA/ Club Tortuga/ Cruz Roja Entrena a la Armada de México!
Por Peter Davis
Región de la Costa del Golfo, USLA
Patrulla de Playa de Galveston

En la Región de la Costa del Golfo acabamos de tener una increíble experiencia que quisiera compartir con todos ustedes.

A mediados de Noviembre un equipo de 5 personas viajaron de Galveston, Texas a Boca del Río, Veracruz, México para trabajar con Protección Civil de Boca del Río, Veracruz y la Armada de México para entrenar más de 120 profesionales en técnicas básicas de rescate acuático. El equipo estaba conformado por Vic Maceo, Director de la Patrulla de Playa y Presidente de la Costa del Golfo; un servidor (Director Asistente y Vice Presidente); Rob Kite, Supervisor, Dave Paris, Supervisor y Coley Williams, Salvavidas Senior. Todos son miembros/instructores de la Asociación de Salvavidas de Estados Unidos (USLA, por sus siglas en inglés) y el Club Tortuga y Vic y Peter también son instructores de la Cruz Roja Americana. La USLA es la organización que certifica a los salvavidas de océano en Estados Unidos y el Club Tortuga es una ramal afiliada que se enfoca en las relaciones y entrenamiento de Salvavidas mexicanos y Profesionales del Area de Emergencias.

Hace tres años comenzamos un programa de intercambio con los Municipios de Veracruz y Boca del Río, que son ciudades hermanas de Galveston. En ese tiempo ambas tenían nuevos programas de vigilancia de playas. En ésta área de México no existen grupos de salvavidas, así que no tenían otra guía que el conocimiento de la playa de un grupo de pescadores y surfers, y lo que se podían imaginar al ver la popular serie "Guardianes de la Bahía" con David Hasselhoff y Pamela Anderson. Ellos ya estaban trabajando bastante bien, pero una serie de sesiones de entrenamiento allá y el viaje de pequeños grupos a Galveston para una de nuestras dos academias anuales de salvavidas ayudó a pulir sus habilidades.

Las sesiones de entrenamiento allá han sido abiertas al público y gratuitas, lográndose una asistencia de 103 personas. Hasta el momento se han enseñado las bases del rescate acuático a cerca de 300 profesionales de todo el estado, provenientes de grupos tan variados como la Armada y Ejército mexicanos, salvavidas, paramédicos, bomberos, policías, grupos voluntarios de salvavidas y el equivalente mexicano del guardacostas. Las playas, tan solo en el área de Veracruz, han ido de un promedio anual de 30 ahogados a cerca de 4 o 5 por año por los pasados 3 años!

Este año realizamos dos clases. Una para todos los grupos civiles (aunque un par de marinos asistieron) que certificó a los estudiantes en la Clase de la Cruz Roja de "Recate Acuático Básico". Aquellos que eran buenos nadadores continuaron para ser certificados como Salvavidas por la Cruz Roja y también completaron el módulo de Salvavidas de Océano. Todo el grupo recibió la oportunidad de completar el curso de la Cruz Roja de "Respuesta a Emergencias" que fue impartido con un esfuerzo conjunto de nosotros y paramédicos de la Cruz Roja Mexicana que trabajan con Protección Civil, que cobija a todos los grupos de respuesta a emergencias en el área, incluyendo a los salvavidas.

Después de una semana de entrenamiento organizamos una gran competencia pública que involucró mucha carrera, natación, escalada y carrera de obstáculos. Después de ésta prueba física. Los salvavidas de Boca de; Río fueron los huéspedes de una ceremonia de entrega de certificados, una comida y fiesta. Después de medio día para recuperarnos de las competencias de beber tequila y comer chiles jalapeños, que parecen ser un requisito después de completar estos extenuantes cursos, el equipo se desplazó a un soleado lugar vacacional llamado Base Naval Anton Lizardo, donde nos registramos para una estancia de cinco días en el equivalente mexicano de Annapolis. Ahí llevamos a cabo un curso de 3 días para la Escuela de Ingeniería que incluyó a algunos marinos y el equivalente mexicano de los Navy Seals.

Una vez que nos adaptamos a la llamada del clarín para levantarnos a las 5 AM, las lagartijas, y la ceremonia de izado de la bandera, verdaderamente nos divertíamos. ¡Ellos incluso permitieron que disparáramos algunas armas grandes cuando teníamos tiempo libre! En las mañanas realizábamos nuestro material de rescate acuático y en las tardes, los médicos de la Cruz Roja Mexicana de Boca de Río llegaban para ayudar con los componentes de primeros auxilios y RCP. Entrenamos aproximadamente a 60 personas en total y el curso fue un éxito muy grande por ambos lados. Los cadetes incluso organizaron un marcha especial en nuestro honor el día último, seguida por una gran carne asada. Nuestra filosofía básica es que estamos allí para proporcionar un servicio que no existe todavía en México- entrenamiento estandarizado de rescate acuático. Creemos que si la habilidad ya existe en la comunidad local, mejor que la información venga de ellos mismos. Por esa razón en los componentes médicos, tratamos de hacernos a un lado, y permitimos que los médicos mexicanos hicieran su trabajo. Creemos que es apropiado compartir información sobre salvamento y seguridad en el agua, ya que no existe un estandar nacional todavía.

Nuestra meta es entrenar a bastantes personas para ser instructores, de manera que serán enteramente autosuficientes y, entonces nos haremos a un lado.

Cuando este grupo se vuelva más autosuficiente, centraremos nuestra atención al futuro. Con la ayuda de Bob Burnside y Matt Karl, del Club Tortuga y Elias de la Cerda, un periodista / traductor profesional local, trabajamos en la limpieza del Manual que el Club Tortuga ya ha traducido, y hacerlo más pertinente para América Latina. Nuestros contactos en el área han expresado un gran interés en la creación de una Asociación Nacional de Salvavidas. Quieren organizar una competencia para reunir a todo el mundo en el mismo cuarto y hablar. A nosotros nos gustaría asistirlos presentando un manual que puedan usar como base, ayudarlos a organizador este evento, ponerlos en contacto con otras agencias en México, ayudarlos a conformar un curso básico y los requisitos mínimos de entrenamiento que sean realistas con el fin de establecer una "cultura acuática." Algo muy diferente de lo que requeriríamos de un Rescatador Profesional en este lado de la frontera. Allá abajo, los certificados, credenciales, y parches son muy importantes ya que validan a un profesional ya que todavía no hay normas nacionales.

Nuestra esperanza es que la USLA certifique a los profesionales que atienden emergencias acuáticas. Nosotros no solo ofrecemos este entrenamiento a nuestras propias comunidades, pero podríamos traducirlo al español y ofrecerlo a México como una base sobre la cual se pueda construir. Es un momento muy importante para la profesión de salvavidas en México y estamos honrados de ser parte de ello. No podemos expresar lo gratificante que fue tener la oportunidad de trabajar con estos grupos. Trabajar con personas tan motivadas, entusiastas, profesionales, y agradecidas ha renovado verdaderamente nuestro espíritu de salvavidas en la Costa del Golfo para todos nosotros que fuimos afortunados de tener contacto con nuestra contraparte mexicana. Cada vez que viajo para allá y veo la diferencia que este intercambio ha hecho en las playas y en las comunidades, recuerdo el porqué muchos de nosotros nos dedicamos a este trabajo. Renueva el sentimiento de que a pesar de las dificultades obvias de trabajar en el ámbito de la seguridad pública, hay premios por encontrar que son más grandes que en cualquier otro tipo de profesión. Aunque hemos sido afortunados de tener el catalizador de estas experiencias en México para llevarlas a casa, todos nosotros tuvimos la oportunidad, a través del servicio de otros, de encontrar estos mismos premios en nuestras propias comunidades.




   
  principal | archivos | seguridad | patrocinio | playas | fotos | sobre nosotos | contacto